Excelente edición de la maratón de Chicago….

Un récord de 2:04 hrs para el ganador y 45.000 corredores.

Felicitaciones a nuestros FR que brillaron en el asfalto de Illinois-USA.

  • Claudia Correa – 4:24hrs
  • Olaf Hantel – 3:51hrs
  • Guillermo Ponce – 3:14hrs
  • Patricio Lucero – 4:04hrs
  • Jorge Morales – 4:00 hrs

10516831_10152091268117395_3945327648863867922_n lucero meme2 mono2

FELICITACIONES A TODOS Y A DISFRUTAR SE HA DICHO.

 

CHICAGO MARATHON 2014

Claudia Correa

Las decisiones para suspender correr una maratón por una lesion son siempre difíciles. Nunca sabes bien cuan lesionada o recuperada estás. Yo me fui a Chicago pensando en disfrutar del viaje y de ser parte de la carrera y de una fiesta preciosa. Se me presentó la oportunidad de terminar la carrera y ganarme esta medalla. El tema de hacer más o menos tiempo es una tema personal. ¿Quien se acuerda de los tiempos aparte de uno y su entrenador? Yo creo que con suerte tu mejor amiga. Eso no quiere decir que no queramos superarnos y tener mejores resultados. Pero uno propone y a veces la vida decide otra cosa.

Comencé a preparar mi tercera maratón de 42K después de correr la media de Santiago en abril de este año, donde logré hacer un tiempo de poco más de 1.51 minutos, mucho menos que años anteriores. Ahí me dí cuenta que para mi sería possible correr una maratón en menos de 4 hrs, si entrenaba un poquito más de lo que había entrenado el año anterior para Nueva York. Además se sabe que Chicago favorece los buenos tiempos por su altimetría que es más bien plana.

Fui bien consciente, seguí bien el plan de entrenamiento, fui a la pista varias veces a entrenar en invierno con frío y oscuro, hice las repetciones, y empecé a hacer los largos. A fines de Julio comencé a darme cuenta que me molestaba el talón, pero no le dí importancia e hice las tareas de esa semana, entre otras un largo de 25 K y una serie de repeticiones. Entremedio de eso había esquiado mucho en las vacaciones de invierno y fines de semana y también había hecho algunas corridas cortas en la Cordillera. Recuerdo que esa semana hice poca elongación.

Fue entonces cuando decidí ir al doctor y descubrí con una eco lo que era tener una fasciitis plantar, en mi caso con una leve rotura de la fascia (los ligamentos que rodean el talón). Nunca había escuchado que uno se podría lesionar el talón corriendo y de lo importante que es elongar muchísimo los gemelos para evitar esta lesión muy frecuente en corredores.

Opté de inmediato por hacerme un PRP (tratamiento con implantación de plaquetas) para acelerar el proceso de recuperación. Eso fue el 7 de agosto. Me recomendaron parar totalemente el trote y hacer full kine. Así lo hice. Seguí con mi plan de entrenamiento para el gimnasio y con el Yoga -disciplina que considero fundamental y recomiendo demasiado a todo corredor, pues el correr nos acorta la musculatura y el yoga nos la elonga y eso evita muchas lesiones y posibles contracturas.

El proceso de recuperación relativa tardó tardó 7 semanas, y para eso faltaban solo 2 semanas para la Maratón de Chicago. A fines de septiembre alcancé a correr unas pocas veces en la trotadora y unas pocas veces en maicillo. Una semana antes de la maratón corrí 12k y me dolió el talón a los 11k.  Con esa sensación un poco desesperanzada me fuí a Chicago, no sabiendo cuanto ni cómo iba a correr. En la ultima eco me dijeron “su fascia está recuperada en un 80%”, le falta tiempo. Me recomendaron correr a lo más media maratón.

En los días anteriores a la carrera pensé muchas cosas. Me prometí a mi misma correr en forma conservadora y que si sentía dolor me retiraría.  También pensé que existía la posibilidad de correr tranquila y quizás correr otro poco más como para disfrutar del circuito de Chicago que es precioso.

El Domingo 12 de Octubre amaneció totalmente despejado y con una temperatura ideal para hacer 42k. En la noche anterior habia dejado todo listo como si fuese a correrla completa, en caso de que por milagro no me doliese el talón. Corrí los primeros 21k muy bien, pero sin la presión de ir contra el tiempo. Incluso decidí parar e ir al baño en Lincoln Park porque en este momento no estaba pensando en correrla completa. Como en el Km15 me encontré con una chilena amorosa (Alejandra Mackenzie) que iba a mi ritmo y que me reconoció como tal por tener mi polera de Full Runners mi nombre atrás. Corrimos varios km juntas. Luego le dije que siguiera a su ritmo porque yo me la iba a tomar con calma.

Cuando llegué a los 21K me dije “y a hora qué hago? Esdta no puede ser mi meta. Quiero seguir un poco más. Además si me salgo para dónde voy? Y si sigo mas lento y disfruto del circuito?” Realmente había mucho ambiente en la ciudad, mucha gente animando en la calles. “A lo más camino y me “gano” la medalla y vivo a full la experiencia”. Además sabía que venía una amiga de EEUU más atrás que corría su 7a maratón a los 59 años, y cuatro amigas chilenas, dos de ellas corriendo su primera maratón.  Y lo mejor no me dolía el talón.

Decidí seguir entonces con más cautela, más lento, un poco más. Decidí también caminar en los puestos de hidratación para darle un respiro al talón en caso de que no lo estuviese sintiendo. Creo que decidí terminar la carrera completa como en el KM 34. Me costó mucho más la segunda parte, es obvio que no estaba entrenada para correr 42K. Pero me dije no sé cuando podré estar aquí de nuevo corriendo esta misma maratón en esta magnífica ciudad. El talón lo sentí en el KM 39, cuando ya solo quedaban 3km para la meta.

Increíble la sensación de llegar a la meta. Saaalvaje. De ahi me fui a la carpa del Bank of America a celebrar con Eugenio mi marido que me estaba esperando y que estaba de cumpleaños. “Corriste los 42? Qué pasó? Te miraba en la computadora y veía que seguías y no parabas”… me dijo.  Jajaja no sé, segúiiiii. Nos sacaron la foto tradicional  y luego almorzamos esquisito con muchos otros corredores y sus familiares. En la noche salimos nuevamente a comer y celebrar en “Sunda”, uno de los restaurantes mas top de Chicago, para terminar la noche en un bar de Blues con música en vivo.

Que aprendí esta vez? Que probablemente van a haber más lesiones. Todo deporte las conlleva. Lo importante es escucharlas a tiempo para que ojalá no interfieran en tu plan de entrenamiento cuando tienes una meta importante por delante.

Y que no se me olvide nunca porqué comence a correr: para tener una vida sana, para poder estar a la par con mis hijos (y ganarles un poco también), y por sobre todo porque este estilo de vida me hace muy felíz.

chicago 2014

IMG_1456

IMG_1457

IMG_1458

IMG_1460

logo chicago