Ir a esta maratón pudo haber sido una competencia deportiva más pero la experiencia Fullrunners ya partió más especial. Aparte de un ambiente muy alegre  varios Fullrunners, inscritos en la carrera, fueron no a correrla a titulo personal sino para acompañar a otro corredor. Fue así como en mi caso mi hija Nena del Rio me regaló su carrera esperándome en el km 30 para literalmente llevarme a la meta. La foto representa para mi ese momento en la meta que va mucho más allá que haber completado los 42 k es  amor, amistad y compañerismo.

Muchas gracias de manera especial a mi familia por el apoyo en este proyecto.A mi entrenador Pablo Droguett, a Belen Oyarzún por su apoyo y acompañamiento, a Carol Weinstein por su motivación y alegria y a mis amigos Fullrunners por ser ….Fullamigos!

SIMILAR ARTICLES