¿Sabías que 1 de cada 5 mujeres no hace deporte por molestias en el pecho? Es el cuarto motivo de sedentarismo, solo precedido de la escasa motivación, la falta de tiempo y los problemas de salud.

No dejes que este problema pueda contigo. Contesta a las siguientes preguntas y descubre el sujetador que mejor se adapta a tus necesidades.

¿CUÁL ES TU MAYOR PROBLEMA?

1. MAL AJUSTE

¿A qué se debe?

- Los tirantes se clavan: ¿Cuál es tu talla de sujetador? A-B: ve al número 1; C-D: ve al número 2D+: ve al número 4

- Las copas no se ajustan: ¿Qué es más importante para ti? Control de rebote: ve al número 1; Tacto suave: ve al número 2

2. NO TE PROPORCIONA SUFICIENTE SUJECCIÓN

¿Necesitas la máxima sujección en todos tus entrenamiento?

- Si: Ve al número 4

- Solo para entrenamientos de alto impacto. Estás buscando: Un ajuste más confortable: ve al número3; movimiento sin restricciones: ve al número 1

Tipos de sujetadores:

Número 1: Debes buscar sujetadores con una banda ajustable que contribuya a mejorar la sujeción. El ajuste por compresión va a contribuir a frenar el movimiento del pecho. Un tirante central a la espalda te permite total libertad de movimientos en los hombros.

Número 2: No tienes problemas de sujeción, pero tu piel se irrita con facilidad. Busca diseños sin costuras o con costuras selladas, y asegúrate que estén realizados en tejido técnico que expulse la humedad y te mantenga seca y cómoda.

Número 3: Necesitas un sujetador con tirantes ajustables y anchos.  Los tirantes separados (similares a los de los sujetadores normales) contribuyen a repartir el peso y se clavan menos.

Número 4: Busca sujetadores con aro blando, especial para la práctica deportiva y con dos copas premodeladas para sujetar cada pecho de modo independiente. Una banda que se cierre por corchetes te ayudará a ajustar mejor el sujetador y a quitártelo con más facilidad cuando estés exhausta y sudada.

SportlifeES

paragrapharticle-9536-56275a61572de